Las arañas me dan pánico

Las arañas me dan pánico. Sobre todo esta. Una vez había una en la bañera. La ahogué. Pero me comentaron que volvió a salir del desague, más tarde. No le gusta morir a la araña, como al toro de Lidia. Tengo suerte de no vivir en el trópico u otro lugar horrendo, donde hay tantas arañas, que hay leyendas sobre ellas. Tienen ocho ojos. Ocho. Uno por pata. Es un animal monstruoso que disuelve a sus víctimas con su veneno y jugos, para luego absorverlas. También la hembra mata al macho después de que este le deje la bolsita preceptiva. Se ve que en el Antiguo Egipto, la araña era algo importante y la asociaban a una diosa tejedora. En Egipto debe haber cada araña que te cagas . En América del Sur también hay una de vivos colores que si te pica estás lumpu, vivo pero inmovil a merced de cualquier bicho. La araña es el símbolo del téxtil, y mi monitora tiene el empeño de que haga una redacción para exhibirla en el museo téxtil de Terrassa, hablando sobre la araña, pero hasta la fecha no sé que decir, ni que mérito pueden tener las líneas que pueda escribir para explicar las virtudes y miserias de este animal y su relación con los burgueses, porque se ve que en casa de un buurges de terrassa ai una arañaen bajo relieveen uno de sus salones y eso quiere decir que es un simbolo de la industra téxtil. JOSE ANTONIO

2 thoughts on “Las arañas me dan pánico

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *