El TEI, a toda vela hacia un futuro más sostenible

El año 2019 se acerca a su fin y toca hacer balance del que ha sido el gran año del Terrassa Energía Inteligente, el TEI. Un proyecto muy ambicioso encarado a utilizar las tecnologías más modernas para ahorrar energía y mejorar la calidad de vida de las y los terrassenses. Un plan, además, que pone la ciudad a la vanguardia europea en políticas energéticas y contra el cambio climático.

El gran proyecto del TEI es la renovación del alumbrado público. Desde el mes de marzo, cuando comenzaron los trabajos, y hasta finales de noviembre, se han cambiado ya más de 20.000 puntos de luz de los 28.800 de toda la ciudad: 7 de cada 10, y ya se está trabajando para substituir el resto de ellos. (Puedes seguir la evolución del cambio aquí).

Las nuevas farolas, de tecnología LED, suponen una reducción enorme del consumo energético y de las emisiones contaminantes, además del consecuente ahorro económico. Además de esto, supone una renovación tecnológica importante y una mejora, también, en la iluminación: cuando finalice el proyecto, habrá menos puntos oscuros y la luz será más respetuosa con la salud.

No sólo en las calles cambia la iluminación: también dentro de los edificios. Tras una importante auditoría energética, el proyecto TEI prevé renovar la iluminación interior de un gran número de edificios municipales. Hasta ahora se han cambiado ya parte de las luces de 13 equipamientos: las escuelas Font de l’Alba, La Roda, Isaac Peral, Ramón y Cajal y Bisbat de Ègara -tanto el edificio de primaria como el de infantil-, la Escuela Municipal de Educación Especial El Pi, la Escuela de Música Municipal y el edificio del Patronato Municipal de Educación.

Energía más ecológica

Una tercera pata del plan TEI es la generación de energía renovable destinada al autoconsumo, hasta llegar al punto del autoabastecimiento de algunos de los edificios municipales. De los 15 edificios previstos, hay seis donde ya se han instalado las placas fotovoltaicas: el edificio de los servicios centrales del Ayuntamiento, las escuelas Ponent, Isaac Peral, Ramón y Cajal y Vallès y el Teatre Alegría; en el Complejo Funerario Municipal ya han comenzado los trabajos, y hay cinco equipamientos más donde el proyecto ya está aprobado.

Y el último ámbito del TEI es la renovación de la flota de autobuses, con vehículos híbridos diesel-eléctrico. Actualmente hay 16 vehículos híbridos, un cuarto de la flota. Los primeros seis se estrenaron en julio del 2017, y en marzo de este 2019 se incorporaron diez más. El próximo paso es la llegada de seis nuevos vehículos híbridos, cinco buses y un microbús, que se espera que entren en servicio a mediados de 2020.

Y aún hay más cosas: aprovechando todas estas actuaciones, también se renuevan los 400 cuadros de mando del alumbrado, y se amplía la red de fibra óptica municipal, haciéndola llegar a estos cuadros de mando de cara al desarrollo de la Internet de las Cosas (IOT), vinculado al plan Smart City Terrassa y que veremos, pronto, con el proyecto Smart Building Terrassa.

Y todo esto… ¿para qué?

El objetivo principal es el ahorro energético. Se espera que, una vez el proyecto esté totalmente implantado, la ciudad ahorre 17 millones de kWh cada año y produzca, además, más de un millón.

Y todas estas medidas, además, se traducen en una reducción muy importante de las emisiones a la atmósfera de CO₂: hasta 5.699 toneladas menos. Unos beneficios para todos que ya empiezan a ser una realidad y que los próximos años irán a más.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*